VIAJE A EUROPA (Semana Nº4)


                                               Cuarta Semana (26 enero-01 febrero)



Disco ST-  (Las monedas chilenas se pueden utilizar en las discos alemanas!!!).

Por lo menos en Rostock, los universitarios en general, prefieren carretear los días de  semana (de lunes a viernes) para luego, descansar o estudiar el fin de semana. En virtud de esto, decidimos ir un día martes a una disco - o club, como  le dicen acá – llamada “Club ST” a la cual ya habíamos ido antes, dejándonos una muy buena impresión.

Como de costumbre llegamos en nuestras bicicletas y cancelé la entrada de 2 euros. Esa noche los universitarios entraban gratis, por lo que Bekki no tuvo que pagar.

El lugar estaba con mucha gente ya que esa noche había una especie de promoción de 2x1 con respecto a los tragos, así que decidimos ir de inmediato a comprar algo para beber. Fue en este momento donde – sin darme cuenta – cancelé los tragos con una moneda chilena de $500 pesos, creyendo que eran 2 euros. En el mismo instante en que quise rectificar mi error noté que la niña que estaba atendiendo en la barra, dejaba esa moneda de $500 pesos junto con las demás monedas de 2 euros, dentro de la caja registradora ((2 euros = $1500 pesos!!!)). Segundos después nos dio los tragos a cada uno de nosotros y por supuesto, el correspondiente vuelto.

Mientras tomaba mi trago, mi conciencia no me dejaba tranquilo. Sabía que tenía que hacer algo al respecto. Así que, sin dudarlo más,  busque en mis bolsillos más monedas de $500 y fui a comprar más copete para seguir con la fiesta.

Modedas de $500 pesos muy parecidas a las de 2 euros


Carrete con Katja y Anna (Prohibido llevar zapatos en las casas)

El día jueves de esa semana fuimos a otro Club, pero antes hicimos la previa en el departamento de la estudiante  de francés; Anna, hermana de Katja.

El departamento quedaba a unos 300 metros del de nosotros. Era un departamento pequeño pero muy bien adornado. Al llegar nos sacamos los abrigos y los zapatos, si,  los zapatos -  Los alemanes tienen algo especial con respecto a los zapatos. Realmente es una especie de trauma psicológico digno de  estudiar. Si te atreves a entrar a una casa o departamento sin previamente dejar tus zapatos en la entrada, estarás cometiendo el peor de los delitos que pueda existir  y créanme que se los harán saber. Verás como al dueño de casa  lentamente se le empieza a desfigurar la cara de forma angustiante,  su frente se empezará a llenar de sudor y tenderá a mover sus manos con cierta desesperación, al mismo momento  que su boca pronuncia, casi gritando, la palabra “Nein” (“No” en alemán). Es  como si, en cámara lenta, estuvieran cayendo al vacío desde un décimo piso. El caminar por el pulcro y radiante piso alfombrado del living con esos zapatos que minutos antes pisaron suelo de la calle, si, de la sucia y asquerosa calle!!!, será un acto cuyo  castigo será el peor de las miradas de desaprobación.-

Volviendo al carrete; luego de tomar champagne y cerveza, fuimos a la disco la cual no se encontraba llena en su totalidad. Esto, debido a que se estaba en periodos de exámenes finales en la universidad.

La entrada esta vez me costó 3 euros, la pagué y fuimos a comprar algo de tomar. Como aún me quedaban monedas de $500 pesos, decidí seguir regalando esta moneda a las niñas que estaban en la “Caja” a cambio de tragos, como ya lo había hecho en el carrete pasado. Sin embargo esta vez, la niña miró las monedas, las analizó y me las devolvió con el  ceño fruncido. Le pagué con 2 euros, y esta vez nos dio los tragos. Al parecer no le gustaban las monedas chilenas.

Siempre sacarse los zapatos antes de entrar a una casa


Campamento de concentración (Lugar para la reflexión)

 La semana terminó con la visita a un Campo de Concentración Nazi. La verdad es que poca gente que viaja de vacaciones a Alemania se da el tiempo para  ir  a estos lugares, y los entiendo. Las vacaciones es un tiempo para disfrutar lindos paisajes,  relajarse, carretear, mirarse al espejo con poca ropa, tomar, nadar desnudo y pasarlo genialNo son para ir a deprimirse con el legado negro que dejó Alemania a la humanidad, esa parte oscura de su historia que hasta el día de hoy avergüenza a ese país, y con esto no me refiero a su idioma, me refiero al holocausto.

Fui más que todo, porque siempre me ha gustado la historia universal, e ir a estos lugares, me hace sentir un poco parte y participe de esa historia que estudié de libros. Siempre me fue bien en esa asignatura en el colegio. Tuve la suerte de tener buenos profesores tanto en la Enseñanza Básica como también en la Enseñanza Media. En la “básica” mi profesora se llamaba J.Vidal, pero los niños la llamaban cariñosamente “La Poroto”, apodo que hacía alusión a una verruga de color café mate que afloraba en el pie de la señora  que además, gozaba de un ligero sobrepeso. Mientras que en la “media” el profesor fue Pedro P., un hombre canoso con bigotes largos, muy culto y que en nuestra fiesta de graduación, un poco borracho,  intentó tirarse a una compañera de curso.

Bueno, realmente es un lugar que te invita a la  reflexión. Queda a unos 15 minutos de  la ciudad más cercana; Neustrelitz y la entrada es gratuita. Algunas fotos a continuación.
Entrada de Campamento
Pasillo de uno de los Galpones
Prisión del Campamento



Entradas populares